ARQUE+GRAFIAS

 

        Si tuviera que nombrar compañeros de viaje en mi ya largo camino artístico y más cerca que nunca antes en estos últimos años, señalaría a Joaquí Torres García,compatriota cuya obra conocí de niño de la mano de mi padre,a Brancusi,a Oteiza y a Mark Rothko. Creo  compartir con estos maestros la aspiración de mostrar el alma en cada obra, una investigación en profundo en el ámbito espiritual. Alejados de un frío racionalismo y de una geometría puramente formal desarrollaron una geometría sensible dejando entrever una propuesta ética como base sobre la cual construir estéticamente la obra. Deudas propias y aspiraciones comunes con estos maestros que trabajaron viviendo el arte, al decir de Oteiza “para construir hombre”, para elevarlo a su máxima posibilidad acercándolo a su esencia humana, transitando el camino del despojamiento y la síntesis hacia la claridad.      

        Con mi obra pretendo que la fuerza del símbolo se encuentre en su realidad material (la escultura) y que su presencia comunique su realidad trascendente y provoque una emoción benefactora en quien la contemple. El símbolo de la cruz, símbolo ancestral y arquetípico que nos remite al gesto primario prehistórico, a los orígenes, es utilizado a modo de elemento estructural y constructivo a partir del cual se organiza la simetría en la escultura.

     

                                                      Valencia, octubre 2012 

 

 

 


Sobre ARQUE+GRAFÍAS

 

Bajo el rótulo de Arque+Grafías, Urta nos introduce en un mundo fascinante aunando el enigma semántico contenido en la universalidad del signo. Simetrías, sus piezas referencian a los orígenes de la idea de organización, expresiones que desde el orden estético consolidarían modelos espirituales, religiosos, políticos, sociales… La búsqueda de una síntesis emocional, intelectual y formal lleva al autor a un material primario aunque refinado de la naturaleza -el yeso-, un material minusvalorado hasta su ignorancia pero imprescindible en el camino de la escultura, un material incluso denostado que le llevaría al premio Bancaja, cuando sus fragmentos de yeso irrumpieron testimoniales en un discurso general de preguntas sin respuestas.

Bajo el planteamiento de prototipos –otra idea de la organización  y el tiempo- sus obras proponen un tránsito de la mirada y sus personales secuencialidades –lingüísticas, analógicas, aleatorias- que bien podría ser circular, cuestión acentuada en la pieza central de este montaje: un crisol de raíz ritual donde el signo, la materia, la vida, se disuelven en su matriz amorfa. Fin y principio.

 

                                                                                                               Christian Parra Duhalde ©  

                                                                                                               Escritor, periodista y crítico de arte.

                                                                                                               Valencia octubre 2012